20 ago. 2008

Cartas perdidas - 11/04/1999 (04:00h)

Siento romperte lo sueños
que con mi mirada vacía te inunde el llanto.

A veces se nos olvida mirar la vida
por la ventana que tenemos delante,
a veces cerramos lo ojos a un
mundo cambiante.

Por que sentir la mirada caliente
es llenar el corazón
Ella da vida
Ella la simplifica.

A veces siento que el latir
se comparte al hablar

A veces lamento el pasar
de un día sin besar

Volar no es sentir
al oler tu piel

Volar es imaginar
ese esperado empezar.

19 ago. 2008

Cartas Perdidas - 27/12/1999 (20:03h)

Una vida se enciende,
se arranca,se siente.
Llegué al mundo solo, perdido,
sin un rumbo en mi navegar.
Me guían estrellas, los vientos y
las olas.

En un mar de dudas vagué sin
cesar. Lloré bajo la lluvia e hice más
grande mi mar.

Rumbo Norte luego Sur, Oeste
y Este y nadie encontré a
nadie oí, con nadie dormí.

Miré oro el cielo y azul un
océano y un negro profundo en
mi pecho.

Rompí las cuerdas de las velas
tiré el lastre, quemé el timón
Navegaré sin una razón que
me niegue a tu corazón.
Bajo agujas de blancos rayos
reí sin poner resistencia.
Mi barco se perdió y un
peso enorme me ahogó.

Con las olas como cielo
y la oscuridad como principio el fin
me regaló
las burbujas de mi agonía
la figura de una chiquilla con forma de sirena.

En sus ojos claros, vi
la luz de un cielo abierto.

Ya era tarde para luchar.
Solo me dejé llevar.
Su mirada se perdió
sobre mi cuerpo
y la corriente
me meció en su regazo,
me abrazó y mis ojos cerró.

Hoy me encuentro en una playa,
hoy he vuelto a nacer.
Seguiré buscando hoy
un rumbo fijo.

Hoy buscando unos ojos
que encontraron,
que buscaron,
que perdieron mi razón.

13 ago. 2008

Acto 1

Me despierto y me incorporo hasta permanecer sentado en un lado de la cama, mi mirada aún conmocionada por la intensidad del día, busca a través de la ventana el sonido de la rutina, abajo el tráfico hace ya tiempo que se amontona. Solo puedo frotarme la cara, bostezar y con un espasmo más que un impulso, levantarme buscando mi dosis de cafeína matutina.
El calor atonta mis sentidos, solo ha empezado el día y no le encuentro sentido a nada. Creo que me voy a volver a la cama. Pero pienso ya algo más claro tras el primer sorbo y me pongo a ordenar el caos que me rodea.
Me relajo, me doy una ducha reconfortante, Uf, mi cuerpo lo necesitaba y mi espíritu casi que más aún. Los vaqueros, calcetines, camisa, ya estoy preparado para un nuevo día.
Bueno, ya verás como viene alguien y lo jode.......

11 ago. 2008

Hoy

Y cuando me encuentro en esas situaciones de incomprensión, es cuando veo la miserable vida que llevamos, todo cuanto nos rodea nos justifica una forma de vida del todo absurda, donde la satisfacción personal pasa a formar parte tras un sacrificio diario. Sabemos que da la felicidad, sabemos que es muy sencillo sentirnos realmente felices, y desgraciadamente nos escondemos ante tal verdad por miedo a sentirnos humanos. Nos encerramos en la imagen que defendemos a capa y espada para qué? nos importa una mierda el yo interior, y creemos que el enriquecimiento no es más que un que dirán.

Si cada uno se diera cuenta de que su vida es solo suya y que puede vivirla como el quiera, empezarían a cambiar cosas en este mundo. No somos nada más que depredadores al acecho de nuestros semejantes, luchamos en todas las cadenas y estatus para qué? para acabar llevando la vida que te han programado aquellos que les programaron las suyas y así sucesivamente. Creemos que nos encontramos llenos de libertad que nos inunda y no estamos más que sumidos en un mar que nos lleva entre las corrientes que elegimos.

Que soy yo más que una persona que ansía por encima de todo su verdad, que soy yo más que una simple persona normal que solo quiere vivir su vida como uno más. Que es lo que soy lo tengo claro, que puedo llegar a ser, en cambio, no. Hoy puedo ser una persona insignificante y mañana un dios, solo tengo que creer que lo soy. No me hace falta que me pongan etiquetas, esas que vamos repartiendo entre nosotros mismos.

Cada día que pasa me abruma mas la soledad de la muchedumbre. Cada día que pasa se me encoje más y más el corazón, cada día se me acaban las razones para vivir mi vida y es que se me acaban los argumentos para decir que la única salida que tenemos es la de saber vivir sin miedo a enfrentarnos a nosotros mismos, la de mirarnos ante un espejo y ver la realidad de lo que somos.

No me gusta este mundo, no me gusta el mundo que dejaré algún día a mis hijos, no me gusta tan siquiera como soy, y no me valen excusas de que soy como soy por que el mundo me ha hecho así. No me gusta este orden.