10 jun. 2008

Las vidas que yo maté

He aquí, yo que he matado a miles, a millones de humanos ante la pasividad de mi ser.

Creo que estaría bien decir que he disfrutado ante tal acto. he dejado correr entre mis manos la vida de infinidad de personas, me congratulo de no haber diferenciado entre razas, géneros e incluso clases sociales.

Nunca he sentido piedad, nunca vi en mi un atisbo de culpa.

He pacificado mi ser con cada masacre, he ahondado en el placer ante la espera de la descarga de adrenalina. Luego llega el éxtasis y me invade la paz, una paz absoluta y llena de gozo. Una sensación que crees irrepetible hasta que vuelve el deseo de repetir.

Soy insaciable.

Solo pienso que no soy muy distinto de vosotros.

Solo tengo un pensamiento para después del genocidio, solo un acto para sentirme limpio otra vez.


.- Tengo que parar de pegarme pajas!