17 may. 2010

Intentos

Y mis días pasan como si de minutos se trataran, las noches vacías de sueños parecen no ser soñadas, los días carentes de toda emoción, de todo sentido, de toda razón no llenan mi vacio.
Recuerdo correr entre los árboles desnudo al amanecer, recuerdo respirar las nubes sobre las montañas, recuerdo bañarme en el sol de la mañana, pero no recuerdo haberme sentido tan pequeño como hoy.
La apatía vence mis fuerzas, la desgana me fuerza a la sinrazón, el desasosiego lo tiene fácil y campa por cada nervio de mi cuerpo haciendolo suyo. He de despertar de este letargo o pronto no seré más que el rastro de una sombra. He de hacer acopio de voluntad y aspirar vitalidad, de inhalar el sudor de mi adversario en mi carrera y adelantarlo con el vigor arrebatado. He de volver a sentir mi sangre correr por mi cuerpo, de notar el pulso en mi sien, de notar cada latido en la punta de mis dedos. Solo si mantengo fija la vista adelante podré salir de este pozo de nostalgia.

Salta!
Corre!
Más rápido!

vigila, un tropiezo y puede que la caida sea peor.